• Marian Vianney Iniesta

Agricultura y COVID-19: La seguridad alimentaria tras la pandemia

Actualizado: may 4


8 de septiembre de 2020 COVID-19, Agricultura, Seguridad alimentaria

La aparición del nuevo coronavirus SARS-CoV-2 en el mundo ha creado disrupción en muchos de los sectores de nuestra sociedad. Aparte de la economía, la cultura, la educación y la salud, también debemos estar atentos al impacto de la pandemia en el sector agrícola y con ello, las repercusiones en la seguridad alimentaria a nivel global.

En conjunto con los productores de los sectores ganadero, pesquero y agricultor, los del sector agrario habitan primordialmente en zonas rurales y este último contribuye a la seguridad alimentaria pues es el encargado de la generación y suministro de productos agrícolas. Este se caracteriza porque los niveles de riqueza de agricultores y jornaleros son menores a los de las personas que residen en ciudades, seis de cada diez habitantes de áreas rurales fueron considerados pobres, en comparación con los cuatro de cada diez en áreas urbanas en 2016;1 además de tener niveles educativos bajos, el promedio de escolaridad de los jornaleros agrícolas es de 5.9 años.2 Por consiguiente, existe una brecha de desigualdad y es fundamental crear medidas de protección gubernamental con el objeto de apoyar a la población dedicada a este sector y asegurar la producción agraria.


Cuando se habla de seguridad alimentaria se hace referencia a la disponibilidad, acceso, uso y estabilidad de dichos recursos,3 cabe mencionar que antes de la pandemia ya existía una lucha por aumentar la disponibilidad de alimentos en países azotados por la guerra y/o con graves problemas de desarrollo. Son estos países los cuales serán los más afectados en materia de disponibilidad de alimentos ante la contingencia de COVID-19 y no solo eso, el incremento en las tasas de desempleo y la crisis económica han causado una presión directa en la población mundial, la cual podría desplazar a 500 millones de personas a la pobreza.4 Según el Programa Mundial de Alimentos (WFP, por sus siglas en inglés) de las Naciones Unidas, actualmente hay 821 millones de personas con hambre crónica, 135 millones más presentan inseguridad alimentaria alta y debido a la actual pandemia, otros 130 millones podrían llegar a un estado de inanición a finales de este año.5 Entre los países más susceptibles a crisis alimentarias se encuentran Yemen, la República Democrática del Congo, Afganistán, Venezuela, Etiopía y Sudán del Sur.6 Y entre los grupos vulnerables se encuentran las personas desempleadas y/o con inestabilidad económica, ancianos, huérfanos, indigentes, indígenas y migrantes.

¿Por qué la inseguridad alimentaria es una realidad posible? Aun cuando las actividades propias de la agricultura fueron consideradas actividades esenciales y, por lo tanto, no cesaron labores, el sector agrícola se enfrenta ante algunos retos como son: la inestabilidad en los precios del mercado que repercute en el acceso de semillas e insumos, problemas logísticos que afectan los tiempos de entrega debido a la baja disponibilidad de transporte y la restricción de rutas comerciales en el extranjero. También, es necesario considerar que gran parte de los productores agrícolas, campesinos y jornaleros mexicanos en riesgo de adquirir el SARS-Cov-2, se enfrentan a varias barreras de acceso a clínicas de salud y atención hospitalaria y sufren de una brecha de desigualdad de ingresos importante que los pone en una situación poco privilegiada para pagar atención médica en el sector privado. En 2017, los jornaleros ganaban en promedio 18.5 pesos por hora laborada, lo cual superaba el salario mínimo diario, no obstante, no era suficiente para cubrir sus gastos en temporadas de siembra y desempleo ni el costo del transporte a lugares de trabajo.

Cabe resaltar que dicha situación puede evitarse, ahora más que nunca es imprescindible el papel del gobierno mexicano de salvaguardar el bienestar de su población y garantizar la seguridad alimentaria. Para asegurar que haya alimentos suficientes se deben mantener activas las cadenas de suministro nacionales y buscar la cooperación internacional bajo las más estrictas medidas de higiene y seguridad para disminuir el impacto en el comercio internacional alimentario por COVID-19. Asimismo, deberá crear programas adicionales de protección productora que provean de los insumos necesarios como semillas, fertilizantes y fumigantes para el control de plagas, aunado a la ampliación de programas de maquinaria agrícola que faciliten el trabajo. También se deben regular los precios en el mercado, de modo que no haya aumentos en productos esenciales que perjudiquen a los consumidores, ni decrementos que desfavorezcan a los productores. De igual manera, debe proteger a la población en riesgo de complicaciones si adquieren Covid-19, tal como son los agricultores y jornaleros, dado que su labor es muy importante para mantener la producción agrícola y por tanto, que no falten los alimentos a las familias mexicanas. Hay acciones que se están efectuando desde organismos gubernamentales, por ejemplo, recientemente representantes de la Secretaría de Agricultura y Desarrollo Rural (SADER) y la Central de Abasto de la Ciudad de México7 se reunieron con el fin de mantener la disponibilidad de alimentos y aminorar el riesgo de contagios entre los concurrentes, al implementar medidas de higiene y seguridad, aunado a la restricción horaria y de acceso a población vulnerable. En nuestro país, la Comisión Nacional del Agua (CONAGUA) y la SADER son las responsables de mantener activos los programas federales y garantizar el suministro de agua a distritos y unidades de riego con el propósito de mantener la productividad agrícola.8 En otras naciones como Perú, un país de ingresos medianos altos como México, el Ministerio de Agricultura y Riego informó que destinará 600 millones de soles con el objetivo de apoyar a los pequeños productores y así reactivar al sector agrícola y al ganadero, afectados por COVID-19, asimismo, prorrogó el cobro de créditos individuales, sin el pago de intereses, del Fondo AgroPerú para pequeños agricultores.9 El sector agrícola representa uno de los pilares para la reconstrucción y desarrollo de la sociedad tras la pandemia y debe ser considerado como uno de los sectores prioritarios en los próximos planteamientos económicos gubernamentales, de no ser así, el alcance de las consecuencias tras la pandemia podría aumentar la brecha de desigualdad social y económica de la población.


Referencia


  1. FAO. México rural en el siglo XXI. 1-7 (2018). http://www.fao.org/3/i9548es/I9548ES. pdf

  2. CDRSSA. La agricultura y su relación con la pobreza en México. 10 (2020). http://www.cedrssa.gob.mx/files/b/13/17Agricultura_pobreza.pdf

  3. HLPE. Interim Issues Paper on the Impact of COVID-19 on Food Security and Nutrition. 4 (2020). http://www.fao.org/fileadmin/templates/cfs/Docs1920/Chair/HLPE_English.pdf

  4. OXFAM. Oxfam alerta de que el coronavirus podría sumir en la pobreza a 500 millones de personas. Oxfam International (2020). https://www.oxfam.org/es/notasprensa/oxfam-alerta-de-que-el-coronavirus-podria-sumir-en-la-pobreza-500- millones-de-personas

  5. Beasley, D. Jefe del WFP advierte sobre una pandemia de hambre en medio de la propagación de la COVID-19 (Declaración ante Consejo de Seguridad de la ONU) | World Food Programme (2020). https://es.wfp.org/noticias/jefe-del-wfpadvierte-sobre-una-pandemia-de-hambre-en-medio-de-la-propagacion-de-lacovid.

  6. BBC. Five of the countries most at risk from famine in 2020. BBC News (2020). https://www.bbc.com/news/world52379956

  7. Rodríguez, K.Sader y Central de Abasto acuerdan optimizar cadenas de abasto. El Universal (2020). https://www.eluniversal.com.mx/nacion/politica/sader-ycentral-de-abasto-acuerdan-optimizarcadenas-de-abasto

  8. SADER. La seguridad alimentaria ante el COVID-19 en México. Gobierno de México (2020). http://www.gob.mx/agricultura/prensa/la-seguridad-alimentaria-ante-el-covid-19-en-mexico?idiom=es

  9. Ministerio de Agricultura y Riego. Minagri: Destina S/ 600 millones en financiamiento directo al pequeño productor. Plataforma digital única del Estado Peruano (2020). https://www.gob.pe/institucion/minagri/noticias/112123-minagridestina-s-600-millones-en-financiamiento-directo-al-pequeno-productor


Agricultura y COVID-19- La seguridad ali
.
Download • 245KB

Iniesta Vallejo, M. V.

Escuela de Medicina y Ciencias de la Salud, Instituto Tecnológico y Estudios Superiores de Monterrey Campus Ciudad de México.

vianneyiniesta23@gmail.com

34 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo