• Sarai Gutiérrez

Antidepresivo como tratamiento de Covid-19


Photo by Towfiqu barbhuiya on Unsplash

La crisis sanitaria por COVID-19 ha traído una importante repercusión sobre la salud mental de las personas. Las encuestas de salud, en diversos países mostraron un importante aumento en el número de adultos que reportaron síntomas de estrés, ansiedad, y depresión durante la pandemia comparado con las encuestas previas. El inmunizarse contra el COVID, trajo a las personas una mayor tranquilidad en el aspecto psicológico. Sin embargo, aunque se han desarrollado y distribuido vacunas seguras y efectivas para COVID-19, sigue habiendo, particularmente en entornos de bajos recursos, grandes desafíos con respecto a su producción, asignación y asequibilidad. Por lo tanto, identificar tratamientos económicos, ampliamente disponibles y efectivos contra COVID-19 es de gran importancia.


Un estudio, publicado en la revista Lancet Global Health, que busca medicamentos existentes que podrían reutilizarse para tratar el coronavirus, identificó un antidepresivo de muy bajo costo que redujo la necesidad de hospitalización entre adultos con COVID-19 que padecen otros problemas de salud.


La fluvoxamina es un medicamento utilizado para tratar la depresión y el trastorno obsesivo-compulsivo. Este medicamento es inhibidor selectivo de la recaptación de serotonina (ISRS) y un agonista del receptor σ-1 (S1R). Existen varios mecanismos por los cuales la fluvoxamina se puede utilizar en el tratamiento para la enfermedad por COVID-19, incluidos sus efectos antiinflamatorios y posibles antivirales.

Photo by Mariana Rascão on Unsplash

Los investigadores probaron el antidepresivo en 9803 brasileños infectados recientemente con coronavirus que tenían riesgo de enfermar gravemente debido a otros problemas de salud, como la diabetes. Aproximadamente la mitad de los participantes tomó el antidepresivo en casa durante 10 días, el resto recibió píldoras ficticias.


Los resultados, publicados el miércoles 27 de Octubre del 2021 en la revista Lancet Global Health, fueron bastante claros ya que solo una pequeña proporción de pacientes (el 11% de las personas que tomaron fluvoxamina) necesitó hospitalización, en comparación con el 16% de participantes hospitalizados que recibieron placebo.


Hasta ahora, la FDA ha aprobado un solo tratamiento para el COVID-19: el antiviral remdesivir, que se administra por vía intravenosa, así como también ha autorizado el uso de emergencia de anticuerpos monoclonales en determinados pacientes con infección activa.


Desde el inicio de la pandemia, los fabricantes de medicamentos e investigadores han trabajado en desarrollar tratamientos más baratos y menos invasivos, como es el caso de la píldora de la compañía farmacéutica Merck, que se encuentra en proceso de aprobación por la FDA. A pesar de los esfuerzos por desarrollar alternativas terapéuticas, el costo de estos fármacos suele ser elevado y de difícil acceso para las personas que viven en países de medianos y bajos ingresos.


Los tratamientos intravenosos de anticuerpos cuestan unos 2.000 dólares, y el fármaco antiviral experimental de Merck para el COVID-19 tiene un costo aproximado de 700 dólares. En contraste, el tratamiento completo contra el COVID-19 de fluvoxamina, costaría 4 dólares para un paciente.


Se espera que esta alternativa terapéutica pueda convertirse en una herramienta más para salvar millones de vidas, especialmente en lugares con recursos limitados.






Referencia:


  1. Reis, G., dos Santos Moreira-Silva, E., Silva, D., Thabane, L., Milagres, A., & Ferreira, T. et al. (2021). Effect of early treatment with fluvoxamine on risk of emergency care and hospitalisation among patients with COVID-19: the TOGETHER randomised, platform clinical trial. The Lancet Global Health. doi: 10.1016/s2214-109x(21)00448-4

15 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo