• Marian Vianney Iniesta

¿Cómo ha impactado la COVID-19 en la vacunación infantil de rutina?

La COVID-19 ha tenido un impacto global significativo, ha afectado numerosos sectores y actividades, ejemplo de ello en el sector salud son las vacunaciones infantiles de rutina, las cuales se han visto perjudicadas por el enfoque actual en la vacuna contra el SARS-CoV-2. Estas vacunas son necesarias para la prevención de enfermedades como el sarampión o la poliomielitis, mismas que pueden resultar fatales si se presentan, por lo tanto, esto es motivo de preocupación pues pueden resurgir brotes de enfermedades que son completamente prevenibles con la vacunación, y empeorar aún más la actual emergencia sanitaria.

Imagen: <a href='https://www.freepik.es/fotos/medico'>Foto de Médico creado por freepik - www.freepik.es</a>

La Organización Mundial de la Salud (OMS) y el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF, por sus siglas en inglés) han reportado que aproximadamente 22.7 millones de niños no recibieron las vacunas infantiles básicas el año pasado debido a la actual pandemia, la cifra más alta en más de una década y 3.7 millones más que en 2019. Cabe señalar que hasta 17 millones de estos niños pudieron no haber recibido ni una sola vacuna durante todo el año.

“Mientras los países claman por conseguir las vacunas de COVID-19, han retrocedido en otras vacunaciones, dejando a los niños en riesgo de contraer enfermedades devastadoras pero prevenibles como el sarampión, la poliomielitis o la meningitis. Los brotes múltiples de la enfermedad serían catastróficos para las comunidades y los sistemas sanitarios que ya están luchando contra la COVID-19, por lo cual es más urgente que nunca invertir en la vacunación infantil y garantizar que se llegue a todos los niños” dijo el Dr. Tedros Adhanom Ghebreyesus, director general de la OMS.

Imagen: <a href='https://www.freepik.es/fotos/bebe'>Foto de Bebé creado por jcomp - www.freepik.es</a>

El tema de la vacunación infantil es muy relevante pues incluso antes de la pandemia ya se veía un estancamiento, las tasas mundiales de vacunación contra la difteria, el tétanos, la tos ferina, el sarampión y la poliomielitis fueron de 86% aproximadamente. Cabe señalar que el sarampión es a menudo la primera enfermedad que resurge ante la falta de vacunación, por consiguiente, para esta se recomienda una tasa de vacunación de al menos el 95%, la cual no fue alcanzada.


En México se registró un brote de sarampión en 2020 con casos confirmados en la Ciudad de México, el Estado de México, Campeche y Tabasco, de los cuales la Ciudad de México predominó con 144 casos. Esto fue debido primordialmente a que no hubo una aplicación de la vacuna, aunque también hubo casos en los cuales la vacunación fue incompleta. Es necesario mencionar que existen factores determinantes para la inmunización como la disponibilidad de las vacunas y la desinformación que las rodea.

La vacunación es un método de prevención muy rentable y eficaz, el ejemplo más reciente se observa con las vacunas contra la COVID-19, no obstante, hay que recordar que existen otras enfermedades que ya cuentan con una vacuna, como es el caso de las enfermedades de la infancia. Los niños son una población vulnerable que se debe proteger y esto se puede lograr al completar su esquema de vacunación y así garantizarles una mejor calidad de vida.

6 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo