fronteras-03.png

Las Muertes de Tráiler en San Antonio, Texas

Una Discusión Sobre la Migración Irregular

Coby Yahir Garcia

Cita:  Garcia1, Basta Ver los Apellidos,. Fronteras en Salud Global 2022, I. Ed.

Editor académico: Victor Rangel. José González  

                   

Editor asesor: Héctor Carrasco

Editor de producción: Paola Pérez

Recibido: 26/07/2022

Aceptado: Fecha

Fecha de publicación: 29/07/2022

1 Harvard College, Massachusetts General Hospital; cygarcia@mgh.harvard.edu

Resumen:

El 27 de junio de 2022, 53 migrantes murieron en una tragedia de tráfico de personas más mortífera en San Antonio, Texas, Estados Unidos. Aunque este incidente fue noticia, este no es el primer caso en el que mueren migrantes. De hecho, otra situación similar ocurrió en 2017 en San Antonio con 39 migrantes encontrados en un camión en un estacionamiento de Walmart. Aunque la cantidad de personas que intentaron cruzar la frontera disminuyó durante la pandemia de coronavirus, la cantidad de intentos ha aumentado rápidamente este año. Esto había llevado a que también aumentará el número de muertes relacionadas con la frontera. Desafortunadamente, muchos estadounidenses están frustrados con la forma en que el gobierno está manejando la crisis y algunos políticos han pedido medidas más estrictas para prevenir la inmigración irregular. Las Muertes de Tráiler en San Antonio, Texas son un indicador de una relación mucho más complicada entre México y Estados Unidos y cómo ambos países se ven afectados por la crisis fronteriza.

Palabras clave: San Antonio, Texas, frontera, coronavirus, migrantes indocumentados

Las Muertes de Tráiler en San Antonio: Una Discusión Sobre la Migración Irregular

El 27 de junio de 2022, 53 migrantes fueron encontrados muertos dentro y alrededor de un tráiler en San Antonio, Texas, Estados Unidos. Este es el incidente de contrabando más mortífero de su tipo en la historia de los Estados Unidos. Las muertes, causadas por la exposición al calor y la asfixia, ocurrieron durante un aparente intento de tráfico de inmigrantes indocumentados a través de la frontera entre Estados Unidos y México.

 

El camión fue descubierto en Quintana Road, que corre paralelo al interestatal 35. La Interestatal 35 corre longitudinalmente a través de Texas y sirve como vía para el transporte y el comercio desde la frontera sur. Esta es una vía que los contrabandistas a menudo utilizan para traer personas ilegalmente al país

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

A lo largo del viaje, varios migrantes se quejaron de las condiciones inhumanas del viaje, el calor era insoportable y hubo un momento cuando no se podía respirar. Alrededor de las 6:00, hubo una llamada de un testigo luego de escuchar un grito pidiendo auxilio. Cuando el individuo se acercó al camión, había varios cuerpos apilados en la caja del tráiler con las puertas parcialmente abiertas. Cuando el Departamento de Bomberos de San Antonio llegó al lugar, encontraron varias personas muertas y otras debatiéndose entre la vida y la muerte debido a deshidratación y agotamiento. Los migrantes fueron encontrados en una situación precaria en insolación y cubiertos con sazonador de pollo para enmascarar su olor humano.

 

46 cuerpos fueron descubiertos en la escena. Cuatro sobrevivientes murieron en los días siguientes. En total, veintisiete personas de México, catorce personas de Honduras, siete personas de Guatemala y dos personas de El Salvador fallecieron en el incidente. Solo cuatro niños y doce adultos sobrevivieron al percance después de cuidados médicos intensivos.

 

Este no es el primer incidente en el que perecen migrantes que viajan a Estados Unidos. En julio de 2017, ocurrió otro incidente en San Antonio que involucró a 39 migrantes encontrados en un camión con remolque en un estacionamiento de Walmart.  Diez de los migrantes murieron en los días siguientes debido a una combinación de exposición al calor y asfixia.

 

Fuera de San Antonio, han ocurrido otros casos en los que han muerto grandes grupos de migrantes. El 2 de marzo de 2021, el Accidente Automovilístico en Imperial provocó la muerte de 13 migrantes después de que una camioneta que transportaba a 25 migrantes a través del tráfico de personas, se estrellara contra un camión en California. En 2019, la Matanza de Grays provocó la muerte de 39 inmigrantes vietnamitas que murieron en un contenedor frigorífico en Essex, Reino Unido. En 2015, los Cadáveres de Burgenland involucró el descubrimiento de 71 inmigrantes muertos en un contenedor en Burgenland, Austria. En 2000, el Incidente en Dover provocó la muerte de 58 inmigrantes chinos con solo dos sobrevivientes en un contenedor en Dover, Inglaterra.

 

Aunque las muertes de grandes grupos de migrantes ocupan titulares, los cruces fronterizos diarios no. El número de migrantes detenidos en la frontera se redujo a poco más de 400.000 en el año fiscal 2020, ya que el brote de coronavirus ralentizó la migración en gran parte del mundo. Sin embargo, la desaceleración de la inmigración no duró. La Patrulla Fronteriza de EE. UU. informó más de 1.6 millones de encuentros con migrantes a lo largo de la frontera entre EE. UU. y México en el año fiscal 2021, más del cuádruple del número del año fiscal anterior y el total anual más alto registrado. En 2022, hubo un número récord de migrantes que cruzaron la frontera entre EE. UU. y México, donde las autoridades están en camino de registrar más de 2 millones de arrestos.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

El fuerte aumento de la inmigración, en particular la inmigración ilegal, ha demostrado ser un desafío para los Estados Unidos. La inmigración entre Estados Unidos y México siempre ha sido alta. Hay varias formas en que las personas pueden ingresar a los Estados Unidos. Hay más de 11 millones de inmigrantes indocumentados en los Estados Unidos. En los últimos años, casi ⅔ de las personas que ingresan a los Estados Unidos lo hacen a través de métodos legales, como visas. Sin embargo, terminando su fecha de expiración se quedan indocumentados. Y una tercera parte de las personas no autorizadas ingresan a través de la evasión de Inmigración y Patrulla Fronteriza.

 

Sin embargo, cuando el presidente Biden asumió la presidencia en 2020, la cantidad de detenciones aumentó drásticamente, especialmente entre menores no acompañados y personas en unidades familiares. Durante su campaña presidencial, prometió relajar los estándares de asilo, reducir la aplicación y aprobar una amnistía. Sus promesas, junto con una pandemia que ha paralizado las economías latinoamericanas, jugaron un papel en el aumento dramático de inmigrantes ilegales en los Estados Unidos. La inestabilidad económica, social y política en algunos de estos países probablemente jugó un papel en el aumento de los cruces fronterizos entre Estados Unidos y México el año fiscal pasado; muchos de estos encuentros han sido de fuentes no tradicionales de migrantes. Ecuador, por ejemplo, aumentó más de ocho veces. En otros países, como Rumania, los intentos de cruzar a los EE. UU. desde la frontera sur aumentaron de 266 a 4029 de 2020 a 2021, mientras que Turquía lo vio aumentar casi once veces desde 2020 de 67 a 1366.

 

La creencia de que a los migrantes se les otorgaría la entrada a los Estados Unidos sin visa aumentó los cruces fronterizos entre los posibles migrantes. Sin embargo, la administración de Biden ha seguido expulsando a migrantes bajo la misma orden que tenía Trump, lo que ha creado inconformidad entre los activistas de inmigración. Aunque la política Remain in Mexico (Permanecer en México) y las expulsiones debajo del Title 42 (ambas políticas ayudaron a disminuir la población de inmigrantes indocumentados) siguen vigentes, el número de inmigrantes indocumentados que ingresan a los EE. UU. ha superado a las deportaciones. Todos estos factores han llevado a una verdadera crisis fronteriza para los Estados Unidos.

 

Los estadounidenses no están conformes y desinformados acerca de la frontera. Esto ha llevado a algunos políticos a sugerir que un control fronterizo más estricto y la creación de un muro evitarían que ocurrieron tragedias como esta. La administración Trump comenzó a expulsar migrantes en marzo de 2020 bajo una orden de salud pública destinada a limitar la propagación de COVID-19. La suspensión de DACA (Acción Diferida para los Llegados en la Infancia) bajo la administración Trump afectó a más de 700,000 personas que buscan quedarse en los Estados Unidos después de haber sido traídos al país antes de los 18 años.

 

El Departamento de Vivienda y Desarrollo Urbano busca desarrollar lineamientos para evitar que las familias inmigrantes de bajos ingresos tengan viviendas subsidiadas por el gobierno federal y desplazar a 55,000 niños de hogares inmigrantes.

 

Entre 2016 y 2020, la administración del Presidente Trump atacó la inmigración sin cesar en discursos públicos, comunicados de prensa, proclamaciones, redes sociales y hojas informativas del gobierno. También creó la Política de separación familiar que permitió al gobierno separar casi 1000 familias y enjuiciar a los padres en un tribunal federal por cruzar la frontera y transferir a sus hijos para que fueran detenidos por otras agencias a miles de kilómetros de distancia. Durante su presidencia, redadas masivas como la Operación MEGA y las redadas en la planta de procesamiento de alimentos de Mississippi terminaron en la deportación de cientos de inmigrantes. Las administraciones han tratado de despojar a las ciudades santuario, ciudades que tienen leyes que protegen a los inmigrantes de la deportación, de varias fuentes de financiación.

 

Algunos gobernadores incluso han sugerido eliminar privilegios como negar la educación a los inmigrantes indocumentados para disuadir la entrada a los Estados Unidos, incluido el gobernador de Texas, Greg Abbot. Hay alrededor de 1.7 millones de inmigrantes indocumentados viviendo en Texas. Este estado experimentó el segundo mayor crecimiento absoluto de inmigrantes (después de Florida) entre 2010 y 2019. Aunque la inmigración ilegal a través de Texas no es inusual ni sin precedentes, la cantidad de muertes en este caso es sorprendente. Este incidente refleja los métodos cada vez más peligrosos que los migrantes están dispuestos a adoptar ante el aumento de las políticas de cumplimiento a lo largo de la frontera, tanto por parte de la administración de Biden como del gobernador de Texas, Greg Abbott. Como parte de esta represión, el gobernador Greg Abbot lanzó un controvertido programa de seguridad fronteriza, Operación Lone Star, que aumentó considerablemente la presencia de la Guardia Nacional y los soldados del Departamento de Seguridad Pública de Texas a lo largo de la frontera entre Texas y México. Sin embargo, hay poca evidencia de que la inmigración ilegal haya disminuido debido a su operación pues la cantidad de migrantes que cruzan la frontera hacia Texas ha aumentado casi todos los meses.

 

Para algunos políticos republicanos, la dureza hacia la inmigración ilegal ha resultado beneficiosa. 95% de los republicanos dice que el tema de la inmigración es importante y el 56% no quiere que los inmigrantes indocumentados tengan un camino hacia la ciudadanía. Estas opiniones han hecho que los republicanos sugieren programas más fuertes contra los migrantes. Pero la necesidad de los migrantes hará que ellos busquen la forma aún más extremas y peligrosas de entrar a los Estados Unidos.

 

Todas las barreras y restricciones han llevado a muchos migrantes a cruzar ilegalmente y emprender viajes más peligrosos y arriesgados a través de la espesa maleza o los desiertos de Texas y contratar contrabandistas, en lugar de entregarse en puertos de entrada oficiales en la frontera y buscar asilo. Incluso los patrones de migración estacional que sugieren que los cruces fronterizos alcancen su punto máximo en marzo, justo antes de los calurosos meses de verano, han cambiado y esto es peligroso debido al calor. Al menos 650 migrantes murieron cruzando la frontera entre Estados Unidos y México en 2021, más que en cualquier otro año registrado. Cuando se considera el aumento del número de rutas peligrosas para entrar a los Estados Unidos, no sorprende que haya ocurrido la tragedia de las muertes del tráiler en San Antonio.

 

En conclusión, los Estados Unidos se enfrenta a una crisis fronteriza. La pandemia ha paralizado las economías de América Latina obligando a los migrantes a abandonar sus hogares. Las políticas implementadas durante la administración del Presidente Trump han creado una barrera para muchos migrantes y el presidente Biden ha creado falsas esperanzas entre los migrantes que esperan ingresar a los Estados Unidos. Debido a estos factores, los migrantes seguirán utilizando rutas más peligrosas hacia Estados Unidos. Al final, los que siguen sufriendo son los migrantes a quienes se les despojaron de sus derechos más fundamentales y pierden la vida simplemente por intentar buscar una vida mejor.

ruta.png
cruces fronterizos totales.png
REFERENCIAS
  1. 1, 21, 22, 23ns

Entradas Recientes